Sacaron corriendo a Jhonny Rivera de su finca con amenaza; se irá a vivir a otro lado

De acuerdo con lo narrado en sus redes sociales, su mamá fue una de las más afectadas por lo ocurrido y partirá hacia otro lugar para buscar tranquilidad.

Desde hace varios meses, el cantante de música popular ha puesto en conocimiento público la molestia que le ha provocado a él y a su familia las visitas agresivas que recibe en su finca, ubicada a las afueras de Pereira, por parte de algunos ciudadanos.

Incluso, en su momento Jhonny Rivera se quejó en sus redes sociales por la falta de privacidad que tenía en su vivienda, por lo que mandó a construir unos muros con los que buscaba mantener alejados a los chismosos.

Pero quizás una de las situaciones que más lo molesta es la visita de quienes llegan a su finca solamente a pedir favores, pues para nadie es un secreto que el pereirano se ha caracterizado por tener un alma caritativa con los más necesitados.

Qué le pasó a Jhonny Rivera para que decidiera dejar su finca

Por medio de varias historias de Instagram, el artista de 48 años les contó a los que lo siguen lo difícil que va a ser salir de su hogar de residencia.

“Me va a dar muy duro porque ver el paisaje, los animales y la paz es muy chévere. Ya estoy acostumbrado a eso. De hecho, me vine a vivir acá simplemente por la pandemia y me amañé. Ya no me quiero ir de aquí y empecé a hacer inversiones para vivir más cómodo”, indicó inicialmente.

El cantante explicó que la razón que lo llevó a tomar la decisión fue porque, “hay gente que llega y es grosera”. Incluso, confesó que el mayordomo de la finca ya ha tenido algunos roces con los visitantes, ya que, “llegan en un plan muy agresivo”.

Pero allí no quedó todo, pues contó la mala experiencia que vivió recientemente con un hombre, quien en tono amenazante aseguró que volvería a la delincuencia en caso de no ser ayudado por el intérprete de ‘El mujeriego’.

“Una vez llegó un tipo, y varias veces han llegado personas con ese mismo cuento, diciendo que acababa de salir de la cárcel y que si no le solucionaba un plante para mejorar su vida entonces iba a volver a delinquir. Mejor dicho, diciendo que, si yo no le ponía un plante para un negocio, él volvía a la mala vida. Que él no quería, pero que en mis manos estaba”, dijo Rivera.

A raíz de eso, explicó, su madre resultó muy afectada, sobre todo cuando él pasa algunos días por fuera.

“Mi mamá ya está muy nerviosa y ahorita que viajé mi mamá no tuvo vida porque vino gente maluca. En fin, no es que yo me vaya del todo de la finca porque amo esto y aquí me van a tener, pero yo no voy a vivir acá. No va a ser mi sitio de residencia”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *